Miel de abeja melipona, patrimonio maya


Bajo el nombre de Xunan Kab, la abeja de tierra caliente se rescata y conserva en Hacienda Santa Rosa, el lujo maya.


La abeja más conocida en todo el mundo es la Apis mellifera, fruto del trabajo de ésta es la que ha puesto a México como el tercer exportador de miel a nivel mundial. Existen cientos de especies de abejas nativas en México y Mesoamérica, de las cuales hay un grupo en especial que son las abejas sin aguijón, las de la tribu Meliponini; dentro de este grupo se encuentran tres especies: Melipona, Scaptotrigona y Tetragonisca.


Abeja melipona y su propóleo

Los mayas sabían de patrimonio biológico de las abejas, así que ellos aprendieron a manejar a las abejas meliponas desde antes que la “apis melífera” fuera introducida por los europeos. Así es… los mayas ya conocían la miel de la melipona y sus usos medicinales desde siglos atrás.

Hoy en día la abeja melipona es muy escasa, pues no es una abeja silvestre que sobreviva en el exterior fácilmente, si no por el contrario esta abeja es delicada y requiere de cuidados especiales como un clima cálido, ciertas flores y plantas nativas para alimentarse y troncos de madera seca (jobones), para hacer sus colmenas y producir su miel, la cual es nueves veces menor en cantidad que la de la abeja europea. Si bien la miel de la melipona es medicinal y rica en propiedades, el escaso elixir es muy valorado hoy en día, así que tener una experiencia con este oro liquido es única.


Abejas meliponas en jobon de madera

Los meliponicultores y curanderos de la Hacienda Santa Rosa by Luxury Collection ubicada en Yucatán, se han encargado de rescatar esta especie al construir desde cero varios jobones en los que las abejas pueden vivir y trabajar por su miel, misma que los mayas contemporáneos valoran y conservan, pues saben que esta abeja es la polinizadora de muchas especies de plantas nativas; de hecho, en esta hacienda se puede vivir la experiencia de ver como se cultiva la miel y sus derivados como la cera y el propóleo, los cuales tardan años en poder ser utilizados por el humano. La experiencia de la abeja melipona en este lugar es única, pues consta de una concientización ambiental hacia el mundo maya y su cosmovisión, un tasting de miel natural recién sacada del jobon y la convivencia con estas inofensivas productoras de miel, recordemos que la melipona no tiene aguijón.


Meliponicultores dan la actividad para los huéspedes de Santa Rosa

Es importante saber que Hacienda Santa Rosa tiene el jardín botánico más grande que otras haciendas u hoteles de Yucatán, en él se cultivan desde frutos tropicales hasta un número importante de hierbas medicinales que los curanderos mayas conocen y saben sus usos; hoy en día el cultivo de la miel melipona se agrega al menú medicinal de este hotel de lujo, en donde el equilibrio de la naturaleza y el ser humano conviven de manera armónica.


Curanderos mayas en Hacienda Santa Rosa

14 visualizaciones