La Cava de Marcelo, ícono de Ensenada

Marcelo Castro, es quien se dedica a producir quesos, todo un legado familiar se encuentra atrás de la cuarta generación de los Ramonetti, quienes llegaron de Suiza para instalarse en estas tierras en 1850, y desde 1911 se dedican a producir quesos en Baja California sin parar.


Marcelo Castro

Debido a su privilegiada ubicación geográfica que cuenta con una tierra fértil y un clima mediterráneo espectacular, este escenario natural es ideal para el cultivo de la vid, ofreciendo a los visitantes y a la gente local, una zona rústica dedicada a la producción más importante de vino en México. Así también en esta región hay una importante producción de queso artesanal, y es en el Valle de Ojos Negros donde todo sucede.

Hay alrededor de 12 variedades de quesos mexicanos, estos son de inventiva mexicana y se hacen en diferentes estados de la República, algunos de ellos son: Chihuahua Menonita; De Hebra tipo Oaxaca; De Bola o queso de Ocosingo Chiapas; Fresco; Asadero; Cotija; Queso de Poro de Balacán y Real del Castillo, por solo mencionar algunas variedades autóctonas.



Vacas en Rancho La Campana

El queso Real del Castillo, es el que produce el descendiente de la familia Ramonetti en el Rancho La Campana, en el Valle de Ojos Negros a una hora y cuarto del centro de Ensenada, así también hay otros productores en la región de la misma variedad, siendo “Quesos Ramonetti” el productor más importante de Baja California. Este queso tomó su nombre porque en esos tiempos en el Valle de Ojos Negros había oro, así que Ambrosio del Castillo encontró la riqueza mineral de estas tierras y cuando lo contó a las afueras de la región llevó pruebas para comprobar que lo que decía era “Real”, así que a esta región la comenzaron a llamar “Real del Castillo”, nombre que adoptó el queso regional de Baja California.

Al llegar al Rancho La Campana se puede apreciar a las vacas caminar por la verde pastura, el camino de terracería lleva hacia la propiedad en donde se ubica el jardín, el restaurante y la entrada a la cava subterránea. Es recomendable pasar bastantes horas en este hermoso escenario gourmet, pues probar el queso en sus diferentes expresiones de tiempo con una copa de vino de la región de Ensenada, es un deleite al paladar.


Queso Real del Castillo

En 2006 se comenzó con el proyecto “La Cava de Marcelo”, aperturando al público en el 2008 para poder recibir visitantes y adentrarlos al mundo lácteo y así pudieran conocer en un recorrido guiado el proceso de la mantequilla, la ricota (requesón), los helados y el queso. Esta cava guarda kilos y kilos de queso variedad Real del Castillo, que van desde el natural hasta las diferentes mezclas como la de romero, pimienta y albahaca. El 15% de su producción es para los quesos maduros de cuatro meses y hasta de dos años y medio de guarda. En el rancho La Campana de los Ramonetti, se producen 200 kilos diarios de queso.

Este año la cava de Marcelo cumplió 10 años y es reconocida como la cava subterránea de queso artesanal más grande de México. También los recorridos turísticos y el restaurante que hay en el rancho de cocina mediterránea, cumplen el mismo tiempo que la cava.


La Cava de Marcelo

La variedad de queso Real del Castillo tiene un registro de marca comunal y actualmente está en busca de tener la denominación de origen como producto endémico de México.

La Cava de Marcelo se encuentra a 1:15 hrs del Centro de Ensenada, la carretera para llegar es panorámica y el Valle de Ojos Negros resguarda peculiaridad con sus cerros y montículos, al llegar uno puede comenzar el tour y entrar a la cava para tomar una cata de quesos mientras se degusta de una copa de vino, o bien, admirar la hermosa vista desde el restaurante y caminar por los jardines del rancho.

Sin duda, visitar esta cava es llevarse una de las mejores experiencias de México, entre los valles de Ojos Negros, esta cava es única y exclusiva.




1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo